En El Refugio hay escombros que sirven para construir cosas.

Es un laboratorio, un espacio, un rincón, un tubo de ensayo, un lápiz rojo, y otro azul, un papel arrugado, la cámara antigua de mi padre, maquetas frustradas, casas pequeñas, coches voladores o escritorios llenos de césped. 

Carta a mi padre, de tu hijo

Empecé  escribir esta carta para ir a la guerra; pero no quería ir de cualquier manera, quería ser épica en la guerra (no una guerra épica). Quería alcanzar el proyecto de guerra más refinado, sublime y armónico nunca visto. Quería la belleza, la quería para mí...y también quería la verdad.